Con nueve años regresa a clase convertida en una heroína tras vencer al cáncer