Las protestas de Brasil llegan a las puertas de la Copa Confederaciones