Indignación por la muerte de un niño en una favela de Río de Janeiro