Escalada de violencia en Río de Janeiro