Cobraban a los niños pequeños para entrar en un parque público