España, aunque decepcionada, cree que la cumbre ha sido "un paso adelante"