España gasta menos pero sigue en número rojos