España es el país de la UE con menos impuestos sobre el consumo