Una franquicia del Estado Islámico decapita en Egipto a ocho personas