El EI, a apenas ocho kilómetros del palacio presidencial de Bashar al Asad