El Estado Islámico declara la guerra a toda obra de arte ajena al islam