La decapitación del cooperante británico, última barbarie del Estado Islámico