El Estado Islámico habría secuestrado hasta tres mil civiles que huían de Kirkuk (Irak)