El Estado Islámico vuelve a amedrentar a Occidente con una ejecución masiva