Estalla la euforia en la plaza Tahrir, a donde se dirigen miles de personas