Hollande abre un nuevo escenario en Europa