Europa eleva tímidamente el tono de sus amenazas a Rusia