La Eurozona acuerda avanzar en competitividad pero diverge sobre cómo hacerlo