Felipe de Brabante, el príncipe tímido y deportista que se convirtió en rey