Un sello inspirado en una feminista de Femen desata la polémica en Francia