Fiasco islamista en Pakistán para agitar en las calles el fantasma de Osama