Filipinas, una semana después