Miles de filipinos luchan por sobrevivir en medio de un desolador paisaje de destrucción