La Fiscalía portuguesa mantiene abierta la investigación sobre la desaparición de Madeleine McCann