Florencio Ávalos, primer rescatado