Francia y España mantienen la presión a favor de la tasa a las transacciones