Sarkozy y Hollande, último pulso por la presidencia de Francia