La iglesia atacada en Normandía aparecía en una lista de objetivos yihadistas