Francia, sin primera dama