Fukushima, fuera de control