El G-8 manifiesta "voluntad política" para reducir los gases, sin acuerdos concretos