El G8 exige una solución política para Siria sin pedir a Al Assad que deje el poder