Gadafi envía un emisario a Londres para negociar su salida