Gadafi sigue la guerra sobre el terreno mientras ofrece negociar