Se llama Ducht, tiene dos años y ha robado el protagonismo a su padre, nuevo gobernador de California