Gbagbo, escondido en un búnker