Un grupo rebelde culpa al Gobierno de Sudán de un ataque en Darfur mientras ambos negocian en Doha