El Gobierno asegura que Bachelet "no tiene nada que ver" con el escándalo de su hijo