El Gobierno colombiano condiciona el diálogo con las FARC al cese del terrorismo