El Gobierno francés impulsa su reforma sanitaria entre polémica