El Gobierno indio aumenta sus fuerzas en Cachemira para contener la ola de violencia