El Gobierno israelí y Hamás buscan un alto el fuego antes de que sea demasiado tarde