"El plan de Bruselas no es expulsarnos del euro, porque el coste sería enorme”