El fútbol, un bálsamo para la situación griega