Los griegos se preparan para lo que pueda pasar el domingo