Bruselas considera la propuesta griega como un "punto de partida válido"