Grecia reflexiona, Europa tiembla