Los acreedores y Atenas cierran los últimos flecos técnicos para aprobar el rescate