Gritos e insultos contra Strauss-Khan tras una conferencia en Cambridge