El Grupo de Contacto estudia financiar a los rebeldes libios